Cómo ser un emprendedor sostenible

Son muchas las ideas de negocio que no logran prosperar por falta de una buena planeación, así como de buenas prácticas de gestión empresarial y sostenible.

0
233

No basta con tener una buena idea para comenzar un negocio. Detrás debe existir todo un andamiaje que le permita a la empresa autosostenerse y crecer de manera sólida. 

Toda idea debería someterse a una revisión antes de pasar al siguiente nivel, aseguran los expertos.

El emprendimiento es un camino de grupo, razón por la cual recomienda buscar socios. Los esfuerzos conjuntos tienden a funcionar mejor que los emprendimientos de una sola persona. No es que sea necesario o impajaritable, sino porque es importante.

Expertos a nivel mundial también sugieren que desde el inicio las empresas incorporen una política de responsabilidad social, pues según varios estudios las compañías que adoptan dentro de su modelo económico el plano ambiental y social tienden a crecer más rápido que aquellas que no cuentan con este tipo de programas, pues cada vez los consumidores son más educados y se fijan en, por ejemplo, el impacto medioambiental que generan los productos que adquieren. 

Estos son algunos tips para emprender y “no morir en el intento”:

1. Identifique un problema o una necesidad que no esté siendo satisfecha de una manera optima en algún cliente. El emprendimiento exitoso arranca de ahí.

2.  Analice cómo generar un prototipo o una posible solución a esa necesidad. Ojalá un prototipo a bajo costo o de baja resolución. 

3. Plantee qué necesita para poder ofrecer esa solución.
 
4. Defina bien y tenga muy en cuenta quién es el cliente (público objetivo), cómo le va a llegar al consumidor, cuánto puede costar la solución, qué es lo que puede vender y en cuánto lo puede comercializar, cómo sería su modelo de monetización. Determine además, quién puede ser su aliado, pero también su competencia y con esto construya una propuesta de valor diferenciada.  

5. Láncese a un prototipo de alta resolución, a través de la construcción de una solución funcional.

6. Arrójese al mercado intentando vender su producto o servicio a alguien.

7. Escuche muy bien a la persona a la que intentó comercializarle su idea: por qué se lo compró o no por qué no, qué debilidades encontró y qué fortalezas. La idea es que lo retroalimente. Tenga entonces la suficiente flexibilidad para amoldarse muy bien a la solución. “Enamórese de esa solución y nunca de su producto o servicio, pues este va a cambiar permanentemente”, dijo. 
 
8. Haga los ajustes pertinentes y vuelva a lanzarse al agua.

9. Incorpore buenas prácticas de gestión empresarial, es decir, preocúpese por temas como el flujo de caja, la cartera, los impuestos, las nóminas, etc. 

10. Esté dispuesto a crecer. Hay muchos empresarios que se lanzan al mundo del emprendimiento y crecen muy rápido, pero desordenadamente, y otros que se estancan por miedo crecer. La evolución debe hacerse bien, a partir de un buen proceso. 

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Atender la pandemia no debería generar descuido del medio ambiente

Artículo anteriorPueblos indígenas: los más vulnerables frente al coronavirus
Artículo siguiente12 millones de personas podrían morir de hambre por enjambre de langostas

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí