Sí, a los hombres también se les baja la libido

Ellos, al igual que las mujeres, no ‘siempre’ quieren tener sexo ya que existen variados factores que influyen en ello.

0
391

Eso de que los hombres solo tienen sexo en la cabeza, es un tema recurrente en las sociedades, aún más, entre ellos mismos, que se hacen bromas cuando alardean cuál de ellos se ha llevado más mujeres a la cama.

Expertos en el tema aseguran que, si es cierto. Por la diferencia en el diseño del cerebro de los hombres con respecto al de las mujeres, y por la diferencia de hormonas, ellos piensan más en ese tema que las damas, pero hay algo de lo que casi nunca se habla y resulta ser una gran realidad… a los hombres también se les baja el deseo sexual.

Dicen “los que dicen que saben”, que eso de que los hombres son omnipotentes y nunca les afecta nada en su vida sexual, se lo inventaron ‘para presumir’. Pero la realidad es que, ellos también se enferman, así que no resultaría nada extraño que un hombre no quiera tener sexo, pero el solo hecho de ‘ser hombre’, lo hace sentir la necesidad de cumplir con sus obligaciones de macho alfa.

Estrés, depresión, emociones, angustia, inquietud, etc., son factores que influyen. Así que es importante que se tome en cuenta que si un hombre no tiene ganas no es porque necesariamente esté haciendo algo por fuera, simplemente su libido no está a tono.

La rutina también juega un papel muy importante en la vida sexual, y hacer cosas diferentes con la pareja es esencial para que la relación avance en buen tono.

En el caso de que la baja sexual sea recurrente, entonces será recomendable consultar al médico para que le dé un diagnóstico y trate su problema.

Cuando la libido esté de regreso, entonces será el momento justo de sacar la lencería fina y todos los juguetes del closet. No permitan que la rutina y los problemas diarios los alejen de pasársela bien juntos.

Te recomendamos leer…

Artículo anteriorGemidos sexuales, ¿por qué son buenos y por qué son malos?
Artículo siguienteEcuador: casi 800 cadáveres fueron recogidos en sus propias viviendas