¿Qué tanto sabes de los huesos?

Las partes básicas del cuerpo son la cabeza, el cuello, el torso, los brazos y las piernas, pero el esqueleto humano es un sistema bastante más complejo.

0
410

El esqueleto de una persona adulta está formado por 206 huesos: 26 de ellos constituyen el cráneo, 41 están en el rostro y 6 en el oído. Éste contiene la pieza ósea más pequeña, el estribo, que mide de 2,6 a 3,5 milímetros. La mano y el pie están articulados por 27 y 26 huesos respectivamente, y la columna contiene 34 vértebras, aunque a veces hay una menos, debido a la fusión de dos piezas.

El esqueleto de un bebé está formado por 300 huesos. A medida que el niño crece, algunos de esos huesos se fusionan hasta que se detiene el crecimiento, generalmente a la edad de 25 años, dejando la cifra de 206 huesos final.

El esqueleto axial contiene 80 huesos, incluidos el cráneo, la columna vertebral y la caja torácica. Forma la estructura central del esqueleto, con la función de proteger el cerebro, la médula espinal, el corazón y los pulmones.

Los 126 huesos restantes forman el esqueleto apendicular; incluyen los brazos, piernas, cintura escapular y cintura pélvica. La parte inferior del esqueleto apendicular protege los órganos principales asociados con la digestión y la reproducción y proporciona estabilidad cuando caminamos o corremos. La parte superior permite un mayor rango de movimiento al levantar y transportar objetos.

Clasificación de los huesos

– Los huesos largos se encuentran en los brazos, piernas, dedos de manos y pies. Estos huesos son más largos que anchos y son cilíndricos. Se mueven cuando los músculos que los rodean se contraen, y son las partes más móviles del esqueleto.
– Los huesos cortos se encuentran en las muñecas y los tobillos y son casi iguales en longitud, anchura y grosor.
– Los huesos planos conforman el cráneo, los omóplatos, el esternón y las costillas. Estos huesos curvos y delgados protegen los órganos internos y proporcionan un ancla para los músculos.
– Los huesos irregulares son aquellos situados en la médula espinal y la cara que, debido a su dimensión única, no encajan en ninguna de las otras categorías.
– Los huesos sesamoideos se encuentran en las manos, muñecas, pies, orejas y rodillas. Estos huesos pequeños y redondos están incrustados en los tendones y los protegen de la gran presión y fuerza con la que se topan.

Hay algunas variaciones entre esqueletos masculinos y femeninos. Por ejemplo, la pelvis femenina es típicamente más ancha, delgada y redonda que la pelvis masculina, según Anatomy & Physiology.

¿De qué están hechos los huesos?

La mayoría de los huesos están formados por varias capas de tejido:

– periostio: la membrana gruesa en la superficie externa del hueso
– hueso compacto: la capa lisa y dura que se ve en los huesos de un esqueleto
– esponjoso: tejido esponjoso dentro del hueso compacto
– médula ósea: el núcleo gelatinoso de los huesos que produce células sanguíneas.

El proceso de desarrollo óseo se llama osificación y comienza alrededor de la octava semana de desarrollo embrionario.

Curiosidades sobre los huesos

La estructura de los huesos y las articulaciones del cuerpo humano es compleja y fascinante. Los huesos se unen como un rompecabezas masivo y dependen de una variedad de músculos para moverse en las articulaciones desde el cuello y la mandíbula hasta los dedos de los pies. ¿Sabías que…?

– La parte del cuerpo que contiene más huesos es la mano. Se compone de la friolera de 27 huesos individuales.
– La mayoría de los glóbulos rojos y blancos en el cuerpo se crean en la médula ósea.
– El fémur, ubicado en el muslo, es el hueso más largo del cuerpo.
– El estribo, un hueso en forma de estribo ubicado profundamente en la oreja, es el hueso más pequeño del cuerpo.
– Los huesos almacenan aproximadamente el 99% del calcio en su cuerpo y están compuestos por aproximadamente el 25% de agua.
– Nuestro esqueleto se reemplaza completamente cada 10 años más o menos a través de la remodelación.
– Hay dos tipos de material óseo: cortical, el tipo duro en el que pensamos cuando imaginamos un esqueleto, y trabecular, que es más blando y más esponjoso y que a menudo se encuentra dentro de los huesos grandes.
– Algunos huesos están diseñados para soportar de dos a tres veces el peso corporal en fuerza.
– El tejido del cartílago no tiene suministro de sangre regular y no se renueva, por lo que las lesiones del cartílago son permanentes. Afortunadamente, también son menos comunes.

Te recomendamos leer:

Artículo anteriorLos nuevos cuatro jinetes del Apocalipsis
Artículo siguienteSe fragmenta el iceberg más grande del mundo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí