Colombia: dos años de la emergencia en Hidroituango

La contingencia provocó la evacuación de más de 25.000 personas, redujo el 80 % del caudal del Río Cauca, retrasó un proyecto que generaría cerda del 17 % de la energía del país y causó millonarias pérdidas.

0
207

En medio de la emergencia sanitaria y económica que ha causado la propagación del COVID-19, se cumplen dos años de otro hecho histórico que marcó a Colombia: la crisis de Hidroituango. El país tiene todavía muy presente las imágenes de las diferentes tragedias que provocó: la presa al borde del colapso, la dramática evacuación de más de 25.000 personas, el Río Cauca a punto de secarse, el retraso de un proyecto que iba a generar cerca del 17 % de la energía del país y las pérdidas billonarias. 

El proyecto hidroeléctrico Ituango (Hidroituango) es la presa más grande de Colombia, con un costo de US$2.800 millones. Tiene tres grandes socios: el Instituto para el Desarrollo de Antioquia (IDEA) con el 50,7%, Empresas Públicas de Medellín (EPM) con el 46,3%, y el Departamento de Antioquia tiene un 2,1%. Antes de la contingencia, las obras tenían un 87 % de avance y estaba planeado entrar en operación para diciembre de 2018, con una capacidad de generar el 17 % de la energía eléctrica del país.

La emergencia comenzó el 28 de abril de 2018 con el taponamiento de uno de los túneles de la Galería Auxiliar de Desviación (GAD). Debido a la contingencia el nivel del embalse comenzó a crecer de forma significativa al punto que inundó vías y hasta colapsó el puente de Pescadero. Para intentar frenar el incremento del embalse, el 10 de mayo de ese año se tomó la decisión de inundar el cuarto de máquinas para evacuar el agua y así ganar tiempo. 

Sin embargo, al poco tiempo la emergencia se agudizó: el 12 de mayo el destaponamiento de uno de los túneles provocó una crecida del río Cauca, afectando seriamente a los habitantes de Puerto Valdivia. Luego, el 16 de mayo se presentó una fuerte fuga de agua dentro de uno de los túneles galerías que conecta con el cuarto de máquinas.  

El 16 de mayo fue también el día que se ordenó la evacuación de los municipios río abajo: Valdivia (y su corregimiento Puerto Valdivia), Cáceres, Tarazá, Nechí, y Caucasia entre otros. Se trata de miles de familia que tuvieron que ser reubicadas en albergues temporales.

Mientras tanto, en Hidroituango se libraba una carrera para evitar una tragedia aún mayor: si el embalse superaba la presa, que aún estaba sin terminar, el agua podría debilitar la estructura hasta el punto del colapso. Por esto, en las semanas siguientes el país siguió de cerca los reportes de los avances en las obras: finalmente el 24 de mayo se logró alcanzar la cota 410, la altura necesaria para evacuar el agua por el vertedero (aún sin terminar) y así frenar el avance del embalse.

Pero fue hasta el 1 de junio que se anunció la culminación del vertedero, que permitió desde entonces evacuar de forma controlada el agua del embalse por medio de sus cuatro compuertas. Se trató del hito que comenzó a reducir el nivel de riesgo para los municipios ríos abajo, y las familias pudieron regresar en los meses siguientes. 

Sin embargo, una nueva emergencia se dio en enero de 2019 luego que se reportara un socavón y se tuvo que acelerar el cierre de compuertas de la casa de máquinas. La decisión redujo el caudal del Río Cauca en hasta 80 %. Lo que además de provocar una tragedia ambiental, afectó una vez más a los municipios aledaños que dependen en gran parte de la pesca.

Se puede decir que la emergencia no terminó hasta julio de 2019, mes en el que se levantó la alerta roja para Puerto Valdivia. De esta manera, la contingencia dejó un saldo de destrucción de 70 casas y la afectación de otras 162, y llevó a la evacuación de cerca de 25.000 personas. Y esto sin tener en cuenta el efecto de las billonarias pérdidas, y de las investigaciones que generó.

Si de sea más información acerca de la generación de energía, le recomendamos leer el siguiente enlace:

Artículo anteriorFake: Júpiter, Venus y la Luna no formarán una carita feliz
Artículo siguienteNueva Zelanda eliminó el coronavirus, así fue como lo logró