Pérdidas millonarias por contenedores varados, impactaría exportaciones guatemaltecas

El Gobierno de Costa Rica decidió limitar, a partir de este lunes 18 de mayo, el ingreso de transportistas extranjeros a su país para evitar focos de contagio de coronavirus.

0
248

US$25 millones de pérdidas, estiman transportistas centroamericanos debido a las estrictas medidas que el gobierno costarricense ha impuesto, con el fin de restringir la entrada de camiones de carga por su frontera para contener la propagación del COVID-19.

Los pilotos extranjeros que lleven carga a dicho país ya no podrán entrar, por lo que en las aduanas deberán dejarla a cargo de pilotos costarricenses.

Las medidas establecen que los transportistas solo podrán ingresar a las instalaciones de los puestos fronterizos terrestres costarricenses, a fin de realizar las operaciones logísticas requeridas para garantizar las importaciones y exportaciones del país, informaron funcionarios de gobierno.

Para ello se aplicarán tres modalidades de control como desenganche, enganche y relevo, garantizado la desinfección y limpieza profunda del cabezal. Las rigurosas medidas del gobierno de Costa Rica, se debe a que 50 transportistas dieron positivo a pruebas de COVID-19.

Además, bajo los lineamientos adoptados por Costa Rica, los camioneros que ingresan por la frontera norte, con Nicaragua, son escoltados en caravana por la policía hasta la frontera con Panamá, si ese es su destino.

Los que llevan carga a Costa Rica, deberán dejar el contenedor en la frontera para que un transportista local lo lleve a su destino, con el fin de que el conductor que viene del exterior no ingrese al país.

Adán Aquino, presidente de Transportes Los Andes informó que están bloqueadas las fronteras de Peñas Blancas y Paso Canoas, como medida de presión de los conductores y transportistas, para que Costa Rica derogue los decretos que nacionalizan los servicios de transporte con exclusividad para los pilotos y transportistas costarricenses.

En ambas fronteras hay entre 500 y 600 medios de transporte, cargados esperando continuar a su destino. Estimamos unos US$25 millones paralizados, que están impactando el comercio regional”, manifestó Aquino.

El transportista afirmó que, por el momento, ya no enviará transporte hacia Costa Rica, hasta que se llegue a un arreglo que sea justo para todas las partes.

Las nuevas medidas hacen innecesaria la prueba del coronavirus, pero causaron molestia entre cámaras empresariales de Costa Rica y los camioneros, que realizaron protestas que incluyen cierres de los pasos fronterizos en Nicaragua y Panamá.

La vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, cuestionó este 18 de mayo las medidas costarricenses, y dijo que se están discutiendo en el Consejo de Ministros de Integración Económica de Centroamérica.

Es fundamental este tránsito (de mercancías) y al mismo tiempo hay acuerdos de los países de Centroamérica que no pueden o no deberían anularse sin la consulta con todos los países”, expresó Murillo a medios oficiales nicaragüenses.

José Adán Aguerri, presidente del Consejo Consultivo de la Integración Económica (CCIE) y del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP) afirmó que Costa Rica mantuvo su posición y Nicaragua y Panamá no aceptaron el transbordo.

Esta falta de acuerdo, aumentará el problema de filas, desabastecimiento y riesgo de contagios. Tenemos cientos de contenedores que van camino a Costa Rica y van a aumentar los problemas de las filas y el no acceso de productos”, afirmó Aguerri.

La Cámara de Exportadores de Costa Rica expresó su preocupación por las medidas, que a su juicio “impactan de manera negativa” en el comercio regional, y pidió dejarlas sin efecto para evitar medidas de presión de los camioneros.

Cerca de 20% del comercio exterior costarricense se hace con los países centroamericanos y, de ese total, 90% se moviliza por camiones de carga, según datos oficiales.

Si desea más información le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorLo que ellos no quieren que ellas hagan en la cama
Artículo siguienteChina “prepara contraataque a Estados Unidos” por extensión del bloqueo a Huawei