Aumentan casos de envenenamiento en el mundo desde la aparición de COVID-19

Países como Estados Unidos y Francia reportan un incremento de estas situaciones. Las personas se bañan con cloro o ingieren químicos creyendo, sin evidencia científica, que esto podría protegerlos de contagiarse con el virus SARS-CoV-2.

0
225

Un fuerto olor a cloro y dificultad para respirar. Ambas señales le dieron a entender a una mujer en Estados Unidos que haber lavado las verduras del mercado con hipoclorito de sodio al 10 %, vinagre y agua caliente no había sido la mejor decisión.

Si bien su caso no pasó a mayores, la muerte de un hombre en Arizona que se tomó el químico con el que limpiaba su acuario sí hizo eco en los periódicos. Su intención al beberlo, pues contenía fosfato de cloroquina, fue hacerle caso al presidente de este país Donald Trump quien recomendó el medicamento contra la malaria, hidroxicloroquina, por supuestamente ser útil para contrarestar los efectos del virus SARS-CoV-2, respondable de la COVID-19. El hombre sin reconocer diferencias entre ambos falleció por intoxicación.

Esa causa, precisamente, es otra de las consecuencias que se han registrado en el mundo desde la aparición del nuevo coronavirus, que ya suma más de 7 millones de casos confirmados.

De acuerdo con una revisión publicada recientemente en The Guardian, el número de casos de intoxicaciones habría aumentado en varios países, todos relacionados con productos, medicamentos, químicos utilizados para (sin evidencia científica) combatir el virus. La presidenta de la Asociación Americana de Centros de Control de Envenenamiento, Julie Weber, lo afirma. 

Las llamadas relacionadas con materiales de limpieza y desinfectantes aumentaron 20% y 16% respectivamente durante los primeros tres meses de 2020, en comparación con el mismo período del año pasado. Y eso fue antes de que el presidente sugiriera en abril su consejo peligroso y médicamente infundado de que inyectar desinfectante podría ser una solución para infectarse con coronavirus“, le contó la funcionaria al medio ya citado. 

En el Reino Unido, sin embargo, el número de casos ha sido constante e incluso ha disminuido por lapsos. Una explicación de ello se la dio Bruno Mégarbane, ex presidente de la Asociación Europea de Centros de Venenos y Toxicólogos Clínicos de ese país, a la periodista Laura Spinner.

Para él se debe al confinamiento pues no hay acceso fácil a esos productos. Por el contrario, hay más disponibilidad de otros como los artículos del hogar, que son los más utilizados en los casos registrados. En Francia, por ejemplo, la gente se estaba bañando con cloro y se documentan casos de personas que lavan sus casas con productos de este tipo tan dañinos que terminan provocándose un ataque de asma. 

Al final, los niños y las mascotas resultan siendo las más afectadas por este tipo de intoxicaciones. Veterinarias informan de perros o gatos que entran a coma alcohólico porque les lavan las patas con gel antibacterial.

También se registran casos de personas que ingieren acites esenciales para protegerse de la infección o un alto número de personas envenedadas por altas dosis de medicamentos como ibuprofeno o hidroxicloriquina, lo cual produce efectos secundarios como cambios en el ritmo cardíaco. 

Si desea más información, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorError de Android: ¿por qué esta imagen está inhabilitando teléfonos?
Artículo siguienteRescatan a turista que estuvo seis días atrapado en un pozo

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí