Se investiga por qué este lago de 50.000 años de antigüedad se tornó rosado

El lago Lonar, en la India, se ha vuelto rosa repentinamente y los expertos siguen buscando una explicación al fenómeno.

0
197

El lago de Lonar en la India se volvió de color rosa de forma repentina e inexplicable. El hecho tiene a los expertos totalmente desubicados y no son capaces de discernir el por qué de este fenómeno.

Los científicos sostienen que se puede deber al aumento de la salinidad en el agua, por la presencia de algas o por una combinación de ambos factores. Estas circunstancias son las que hacen que se produzcan escenas parecidas en el Gran Lago Salado de Utah (EE. UU.) o el Lago Hillier en Australia.

Un geólogo local, Gajanan Kharat, sostiene que ha sucedido con anterioridad, aunque no de una forma tan evidente. “Se ve particularmente rojo este año porque este año la salinidad del agua ha aumentado”, afirmó para ‘Maharashtra Tourism’.

La cantidad de agua en el lago se ha reducido y el lago se ha vuelto menos profundo, por lo que la salinidad aumentó y causó algunos cambios internos”, esgrime Kharat como posible opción que ha motivado este fenómeno.

Actualmente, pese a las distintas hipótesis que se están manejando, no se sabrá el verdadero motivo de este fenómeno hasta que se analice en un laboratorio. “Una vez que lo hayan estudiado podremos decir definitivamente por qué el agua del lago se ha vuelto roja”, concluyó Kharat.

El lago Lonar está a 500 kilómetros de distancia de Bombay y es un emplazamiento icónico de la India. Este particular ecosistema se formó hace 50.000 años fruto de un meteorito que golpeó la Tierra.

No es la primera vez que un hallazgo de este estilo inquieta a los científicos. Ya sucedió con las ‘ruedas de nieve‘ que aparecieron en Inglaterra o un misterioso agujero que apareció en el suelo del Ártico.

Si desea más información, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorNo, ni el 5G es peligroso ni Bill Gates quiere implantar microchips para controlar humanos
Artículo siguienteLa piloto que dejó el automovilismo para volverse actriz porno