Todo lo que debes saber sobre la mantis religiosa

Este es el ABC sobre estos fascinantes insectos. ¿Es verdad que la hembra devora al macho tras acabar el acto sexual?

0
1113

Estos insectos carnívoros de aspecto alienígena son tan exquisitos como temibles. La mantis religiosa, llamada así por sus prominentes patas delanteras que se pliegan en un gesto supino que sugiere un acto de oración, suele mostrarse serena. Podrías pensar en ellas como insectos dóciles, que se mueven lentamente y mordisquean plantas, pero nada más lejos de la realidad.

Lo cierto es que la mantis religiosa es un depredador de emboscada; un carnívoro con movimientos de artes marciales y gusto por la carne viva y coleando.

Con sus largos cuellos, postura erguida, un rostro particular y una mirada directa, son decididamente carismáticas (o terroríficas) a la par que criaturas fascinantes que dominan su espacio en el mundo natural. Está dispuesta a comer casi cualquier cosa.

Son descritos como insectos delgados que se alimentan mucho y cuyo cuerpo está construido específicamente para la caza. Además, tienen ojos relativamente grandes, brazos rápidos como el rayo y son extremadamente móviles con una cabeza giratoria (que puede girar hasta 180º). Su ubicación geográfica principal se encuentra en las regiones tropicales y templadas y puede encontrarse en bosques o incluso en desiertos. Está bastante repartida por toda la geografía del Viejo Mundo y existen numerosas subespecies de mantis según el lugar de origen.

Suele medir unos 6-7 centímetros y contar con unas antenas delgadas y las podemos encontrar en distintos colores. Si habita paja seca, en color amarillo, si es hierba fresca en un verde vibrante o blanco, magenta o incluso amarillento en el caso de la mantis orquídea (Hymenopus coronatus).

El número de especies de mantis se estima en más de 2400. También hay 430 géneros y 15 familias. Como curiosidad, este animal inspiró la escena más memorable de la popular serie de animación Rick y Morty y también es el insecto oficial del estado estadounidense de Connecticut.

Desde siempre se han difundido muchos rumores sobre sus hábitos alimenticios. El más llamativo es que las hembras canibalizan a sus compañeros inmediatamente después del sexo. Así que si tienes curiosidad acerca de estos insectos, hoy te contamos unas cuantas curiosidades increíbles sobre ellos.

El origen de la palabra mantis

La palabra mantis proviene del griego mantikos, que significa adivino o profeta. De hecho, estos insectos parecen un tanto espirituales, especialmente cuando sus patas delanteras están juntas como si estuvieran en pose de oración, de ahí su nombre.

Tienen una gran visión

Dado el aspecto de estos insectos, ¿te sorprende que tengan visión estereoscópica? Pueden ver en 3D y sus ojos tienen una fóvea, un área que les permite concentrarse y seguir con agudeza; les permite calcular las distancias a los objetos A pesar de que ve con poca nitidez, la disposición de ojo compuesto es perfecta para detectar el movimiento de sus presas.

Y cuentan con cinco ojos

¿Cinco? Así es. Los grandes ojos compuestos son los más fácil de ver pero también tienen tres ojos más pequeños ubicados en el medio de la cabeza. Esos ojos se utilizan para detectar la luz, mientras que los ojos grandes son para ver el movimiento y tener una visión profunda. Muchas otras especies de insectos tienen la misma configuración de cinco ojos como las abejas, las arañas o las moscas.

¿La hembra se come al macho tras el acto sexual?

Probablemente sea la curiosidad que mas hayas escuchado sobre la mantis religiosa. Si bien es cierto que la hembra se come al macho y luego se va a poner sus huevos, no es algo habitual. No sucede cada vez que realiza el acto sexual. La frecuencia de esta sombría práctica ha sido un poco exagerada, pues solo ocurre alrededor del 13-28% del tiempo.

¿Y por qué se los comen?

Los machos proporcionan a sus parejas muchos aminoácidos importantes al ser ingeridos, lo que ayuda a nutrir tanto a la mantis materna como a sus óvulos fertilizados. El estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B mostró, también, que las hembras que se comen a sus parejas masculinas producían más huevos que las que no lo hacían. Los científicos encontraron que las hembras caníbales produjeron 88 huevos exitosos, mientras que las no caníbales solo 37.

¿Cuantas especies de mantis hay?

Se han descrito unas 2400 especies de mantis (podría haber una gran variedad de especies de mantis aún por descubrir en las regiones tropicales del planeta) y posiblemente la más conocida es la que nos ocupa hoy, la mantis religiosa (Mantis religiosa). Una curiosidad que quizá no te esperas: son parientes de las cucarachas.

¿Tienen alas?

Las mantis tienen dos juegos de alas, excepto las mantis que no poseen alas, por supuesto. El ala exterior también llamada tegmina –como la de las cucarachas americanas- es estrecha y coriácea. El ala se usa para el camuflaje y, en algunos casos, como escudo para el otro par de alas, que son muy delicadas.

Pero, ¿pueden volar?

Si bien puede parecer difícil creer que algo tan grande (y de aspecto tan extraño) como una mantis religiosa es capaz de volar, si que puede volar. Sus alas no son estéticas. pero esta capacidad está limitada a unas pocas especies. 

Algunos tipos de mantis religiosas tienen alas más pequeñas, mientras que otras tienen alas mucho más grandes que les permiten volar. Debido a que los machos pesan menos, son capaces de realizar vuelos más largos.

El lugar del mundo donde hay mayor número de mantis religiosas

La mayoría de las mantis religiosas viven en los trópicos. De las aproximadamente 2.400 especies de mantis descritas hasta la fecha, casi todas son criaturas tropicales. Solo se conocen 18 especies nativas de todo el continente de América del Norte. Y alrededor del 80% de todos los miembros del orden Mantodea pertenecen a una sola familia, los Mantidae o mántidos.

¿Qué comen?

La mantis religiosa puede cazar ratones, mariposas, grillos, saltamontes, lagartijas, pinzones,serpientes de coral, cebras, ranas… y, como hemos visto, en ocasiones, tras el apareamiento, la hembra, de mayor tamaño, se come al macho.

Ah, y se zampan su comida mientras su presa aún se mueve. También son un poco zombis, pues cuando capturan pájaros, se comen directamente el cerebro.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorCientíficos descubren por accidente bacterias que comen metal
Artículo siguienteEmiratos Árabes lanzó con éxito la primera misión a Marte del mundo árabe

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí