Esto es lo que los hombres piensan en realidad del sexo

En ocasiones las mujeres se bloquean con cosas posiblemente ciertas, o posiblemente imaginarias de lo que creen que ellos piensan a la hora de meterse bajo las sábanas.

0
159

Que la mujer debe estar totalmente depilada, que debe llevar ropa de encaje roja o negra, que debe ser muy delgada y con nalgas grandes, que sus pechos deben estar grandes, duros y con pezones muy rosados, que bla bla bla… etc. La verdad es que, cuando de sexo se trata, hay gustos variados en absolutamente todo y para todos los gustos.

Las mujeres deben empezar por comprender eso, para que no se dejen llevar por apariencias que al final, terminan volviéndose en una obsesión malsana para sus vidas, y mucho más cuando se trata de su vida sexual.

A continuación, vamos a enumerar algunos de los mitos más comunes para dar una pequeña explicación de cuál es la verdad del asunto.

Buscan aventuras de una sola noche. Realmente al hombre le gustaría conocer a alguien que aporte buena charla y buen baile, con la posibilidad de repetir cita si ésta es amena.

Realidad: Salir de conquista es placentero sólo si al hombre le sobra físico, carisma, dinero y valentía. Pero como de esos hay pocos, conquistar se vuelve una tortura y una inversión de alto riesgo que casi siempre termina en pérdidas.

Un hombre que sale de caza tiene una sola oportunidad para llamar la atención de una desconocida y por lo general falla. Luego, si triunfa, está el sexo. Así que la cosa no es tan fácil como la pintan.

Despedidas de soltero. Con la excusa de que uno de ellos se casa, tienen una noche de fiesta, alcohol, locuras y sexo, bueno, eso es lo que la mayoría piensan.

Realidad: Casi siempre, el sitio toca improvisarlo, a veces un apartamento o un burdel de mala muerte. La mujer que consiguen para animar la fiesta no es ni medio parecida a la del anuncio. Al final, todos terminan sobrios porque el trago es caro y siempre hay dos que se escapan temprano para no tener problemas con la esposa.

Tríos. Ellas se imaginan una noche loca donde unhombre es capaz de satisfacer a dos mujeres y ellas, en agradecimiento, le dan todo el placer posible.

Realidad: No es fácil conseguir esas mujeres (que no cobren). Además, no hay mucha gente que se anime a algo así si no está ebria. Lo más importante:los hombres muchas veces no saben qué hacer con una sola mujer, mucho menos con dos. En un trío todo es confuso, enredado e intermitente, y el hombre se termina inclinando más por una que por otra. Al final, nada de lo que se soñaba en la fantasía ocurre en la realidad.

El tamaño. Con un miembro más grande las mujeres harían cola para acostarse con ellos.

Realidad: Los grandes tamaños sólo existen en las películas de pornografía, y es solo ahí donde las mujeres acceden a tener sexo con solo decirles “hola”. Además, tenerla muy grande en vez de atraer, espanta. Cualquier mujer puede confirmar que algo que supere el promedio (entre 13 y 16 centímetros, según estudios recientes) hace pensarlo dos veces antes de ponerse a jugar con él.

Vello púbico. Que la mayoría las prefieren depiladas…

Realidad: Hay muchos hombres que le encuentran al vello un encanto particular y placer superior. Le encuentran cierto morbo, así que no es un determinante. Como puede ser que a muchos no les guste, puede que a otros les encante. Hay que experimentar con la pareja de cada quien.

Ropa interior sexy. Aunque para ciertas ocasiones un traje interior bien pensado y fuera de lo común puede encantarles, esto no significa que no aprecien también la ropa interior más sencilla y natural.

Realidad: Los hombres dicen que a veces tanto atavío puede ser incómodo de quitar, se interpone en el consentir y es menos placentero al tacto que las sencillas y amadas prendas de algodón que obran como segunda piel.

Las prefieren flacas, porque, según la leyenda, ellos se fijan en cada detalle del cuerpo, piel suelta y rollitos de más.

Realidad: Esto es falso. Para ellos más importante que el cuerpo es la forma en que se maneja ese cuerpo desde la cabeza. Es decir, flacas, rellenitas o gorditas, lo importante es que se entregue de la manera más abierta y placentera posible.

Piensan mal si la mujer es experimentada. La verdad es que es una excusa de los hombres inseguros. Pero muchos hombres ven en este factor un reto y un plus ya que el sexo va a ser más real, más abierto y centrado en el mutuo disfrute.

Realidad: Cuando hablan mal de una mujer por tener “demasiada” experiencia, lo que realmente están diciendo es que no supieron darle la talla porque ellas conocen su cuerpo y saben qué es lo que quieren y dónde lo quieren.

Solo quieren sexo. Que solo piensan en pechos, nalgas y lo que posiblemente puedan encontrar debajo de la ropa, que viven en función de eso.

Realidad: Los hombres a veces también quieren momentos de calma e intimidad sin más. Aunque pocas lo puedan creer, ellos tienen más presión que las mujeres en cuanto al sexo ya que por alguna razón se tiende a pensar que tienen toda la responsabilidad de dejarlas satisfechas y eso es una gran carga. La cama también puede ser el espacio perfecto para construir otro tipo de intimidad que a ellos también les gusta.

Si deseas más información relacionada con la sexualidad, te sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorNo te confundas, el amor nada tiene que ver con el sexo
Artículo siguienteLa enfermedad mental que padece Donald Trump

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí