Apareció un tiburón víbora en las costas de Taiwán

El tiburón víbora fue identificado por primera vez en 1986 y es una especie de la que se conoce muy poco.

0
252

Un grupo de científicos de un instituto de investigación en Taiwán logró capturar sin planearlo, cinco ejemplares de esta especie durante un estudio sobre peces que realizan con regularidad.

El tiburón víbora (Trigonognathus kabeyai) fue identificado y capturado por primera vez en 1936, y desde entonces solamente se habían visto algunos especímenes en muy raras ocasiones o por accidente.

A pesar de que no se tiene mucha información sobre esta especie los investigadores pudieron identificarla gracias a sus las mandíbulas largas y estrechas, que contienen hileras de dientes en forma de aguja.

La poca información que se tiene de los tiburones víbora se obtuvo gracias a un estudio realizado en 2003, en el que examinaron cerca de 40 especímenes para determinar sus características físicas. Gracias a esta investigación, se pudo determinar que el tiburón víbora tiene una mordida potente y mandíbulas extensibles que le permiten alcanzar y atrapar a sus presas.  

Los tiburones víbora son peces abisales, viven a profundidades de entre 270 y 360 metros, y raramente sube a la superficie. Para adaptarse a su entorno de oscuridad, estos peces tienen células en su piel que producen luz llamadas fotóforos, lo que probablemente les ayuda a cazar y aparearse.

Es un pez cartilaginoso, es por eso que su piel cuenta con dentículos dérmicos en vez de escamas, que le ayudan a alejarse rápidamente y en silencio.

Es una especie casi desconocida para los científicos. En su perfil, elaborado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) aparece clasificado como “datos insuficientes”.

Sólo ha aparecido en regiones del Océano Pacífico cercanas a las costas de Hawai, Japón o Taiwán; además son una especie escurridiza. Los investigadores creen que estos peces realizan migración vertical diaria, un patrón de desplazamiento común en los peces que habitan a grandes profundidades en el que migran hacia abajo durante la noche para obtener nutrientes, pero vuelven a la superficie durante el día para realizar fotosíntesis, además sus cuerpos angostos les facilitan escapar de las redes de pesca.

De acuerdo a informes de medios locales de Taiwán, uno de los cinco ejemplares capturados seguía con vida cuando fue sacado del agua y se pretendía estudiarlo, pero murió después de 24 horas de su captura.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorGuatemala, el país donde 14 niñas al día quedan embarazadas
Artículo siguienteVideo: un meteorito rebota en la atmósfera y regresa al espacio

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí