El adolescente que fue beatificado por el papa Francisco la semana pasada

Carlo Acutis predijo su propio deceso y su cuerpo se preserva intacto luego de casi 14 años. Su tumba fue abierta para aquellos fieles que lo veneran.

0
388

Carlo Acutis fue un joven de origen italiano que falleció en 2006 –a sus 15 años- debido a una leucemia letal. Sin embargo, su cuerpo todavía se conserva casi intacto luego de 14 años.

Este último fin de semana, fue beatificado por el papa Francisco. Su tumba fue abierta para aquellos fieles que lo veneran.

Las imágenes sobre su estado de conservación han generado un gran revuelo en las redes sociales, y muchos todavía se preguntan si se trata de un “cuerpo incorrupto”. Sin embargo, el Obispo Domenico Sorrentino de Gualdo Tadino, explicó que se realizaron varios tratamientos para transformar el cuerpo, que fue encontrado en “el normal estado de transformación de la condición post mortem”.

El obispo explicó en distintos medios que “el cuerpo fue tratado con aquellas técnicas de conservación y de integración normalmente practicadas para exponer con dignidad a la veneración de los fieles los cuerpos de los beatos y de los santos”.

Lograda fue la reconstrucción del rostro con máscara de silicona y un tratamiento que posibilitó recuperar la reliquia preciosa del corazón“, agregó.

Por otra parte, el arzobispo Domenico Sorrentino de la ciudad de Asís, contó que el cuerpo entero estaba presente, pero “no incorrupto”. “Este cuerpo mortal está destinado a la resurrección”, reflexionó el decano en una de sus misas.

Según el arzobispo, es la primera vez en la historia en la que se ve a “un santo vestido con pantalones jeans, zapatillas deportivas y buzo“.

El milagro atribuido y necesario para la beatificación de Acutis

Sucedió en 2013, cuando, según la versión aceptada por la Iglesia, salvó la vida a un niño brasileño “con una rara anormalidad anatómica congénita” conocida como páncreas anular.

El chico había nacido en 2010 en Campo Grande con una lesión que seccionaba el órgano en dos partes, por lo que teóricamente necesitaba una cirugía importante. Su familia, sin embargo, pidió la intercesión de Acutis, que ya había muerto.

Básicamente se realizó una oración celebrada por un sacerdote ante un trozo de pijama del futuro beato, que el chico tocó. La operación nunca llegó a practicarse porque el niño se recuperó, sin una aparente explicación médica.

Un hecho que la Congregación para las Causas de los Santos reconoció como el milagro necesario para la beatificación de Acutis.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorDía Mundial de Protección de la Naturaleza
Artículo siguiente¿Por qué tu perro te mira cuando hace sus necesidades?

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí