Misión de la NASA aterriza hoy por primera vez sobre un asteroide

La nave Osiris-Rex se va a posar sobre el asteroide Bennu para recoger muestras de su superficie y así conocer más sobre el cuerpo rocoso y sobre el origen de la vida.

0
183

Después de orbitar el asteroide Bennu cercano a la Tierra durante casi dos años, la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA está lista para extender su brazo robótico y recolectar una muestra de la superficie del asteroide el martes.

Esa muestra se traerá a la Tierra en 2023.

Una nave espacial del tamaño de una camioneta tiene que posar brevemente su brazo en un lugar de aterrizaje llamado Nightingale. El sitio tiene el ancho de algunas plazas de aparcamiento. El brazo recolectará una muestra entre 57 gramos y 2 kilogramos antes de retroceder hacia un lugar seguro.

El lugar en sí está ubicado dentro de un cráter del tamaño de una cancha de tenis. Y está rodeado de rocas del tamaño de un edificio.

Ubicado a más de 320 millones de kms de la Tierra, Bennu es un asteroide salpicado de rocas con forma de trompo. Es tan alto como el edificio Empire State. Es un asteroide de «pila de escombros», que es un grupo de rocas unidas por la gravedad en vez de un solo objeto.

La misión se lanzó en septiembre de 2016. Su nombre significa en español Explorador de Orígenes, Interpretación Espectral, Identificación de Recursos y Seguridad de Regolitos.

Desde su llegada a Bennu, la nave espacial y sus cámaras han estado recopilando y enviando datos e imágenes para ayudar al equipo a aprender más sobre la composición del asteroide. Está mapeando los mejores sitios potenciales para recolectar muestras.

El evento principal de la misión está programado para el 20 de octubre a partir de las 5 pm ET. Se llama evento de recolección de muestras Touch-and-Go, o TAG («Tocar e irse»).

Bennu tiene una órbita que lo acerca a la Tierra, razón por la cual se considera un asteroide cercano. Una de sus aproximaciones futuras podría acercarlo peligrosamente a la Tierra en algún momento del próximo siglo. Tiene una probabilidad de impactar nuestro planeta de 1 en 2.700.

Las muestras de Bennu podrían ayudar a los científicos a comprender más sobre los asteroides que podrían impactar la Tierra. Y también sobre cómo se formaron los planetas y comenzó la vida.

«Es una primera misión histórica para la NASA, traer una muestra de asteroide. Y es difícil». Así dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, durante una conferencia de prensa el lunes.

«Bennu es casi una piedra de Rosetta y cuenta la historia de nuestra Tierra y nuestro sistema solar durante los últimos miles de millones de años. Bennu ha presentado muchos desafíos. Pero el ingenio del equipo nos ha permitido llegar a donde estamos».

Qué esperar

En lugar de los llamados «siete minutos de terror» de intentar aterrizar el rover Perseverance en Marte el próximo año, el equipo OSIRIS-REx anticipa «4,5 horas de leve ansiedad». Esto, según Beth Buck, la gerente del programa de operaciones de la misión en Lockheed Martin Space en Littleton, Colorado.

Durante este tiempo, la nave espacial descenderá de su órbita alrededor del asteroide y eventualmente se acercará lo suficiente para tocarlo.

El asteroide y la nave espacial se encuentran actualmente a unos 330 millones de kms de la Tierra, lo que provocará un retraso en la comunicación de unos 18,5 minutos.

El equipo de la NASA transmitirá en vivo una animación que describe lo que está ocurriendo. En función de los comandos que ya se han enviado a OSIRIS-REx horas antes para la secuencia de recolección de muestras.

La nave espacial realizará la secuencia completa de acercarse al asteroide y recolectar la muestra de forma autónoma ya que los comandos en vivo desde la Tierra no serán posibles.

Tocar un asteroide

El evento tomará alrededor de 4,5 horas para desarrollarse. Y la nave espacial ejecutará tres maniobras para recolectar la muestra.

La nave espacial primero disparará propulsores para dejar su órbita segura alrededor del asteroide, que está a unos 760 metros de distancia de la superficie. Y viajará durante cuatro horas antes de llegar a solo 125 metros de distancia. Luego, la nave espacial se ajustará a la posición y la velocidad para continuar descendiendo.

A continuación, OSIRIS-REx ralentizará su descenso para apuntar a un camino para que coincida con la rotación del asteroide durante el contacto. Sus paneles solares se plegarán en una configuración de ala en Y sobre la nave espacial para protegerlos.

Por fin, OSIRIS-REx descenderá durante menos de 16 segundos. La nave disparará una botella de nitrógeno presurizado hacia el asteroide, utilizando el gas como una forma de levantar material de la superficie de Bennu.

La cabeza recolectora de la nave espacial capturará el material agitado. Esta cabeza, ubicada en el brazo de muestreo robótico de 3 metros de largo, es la única parte de la nave espacial que tocará Bennu. El equipo lo compara con un filtro de aire en un modelo de auto  antiguo, perfecto para recolectar material fino.

Los discos pequeños, que pueden acumular polvo como almohadillas pegajosas, también se ubican en la cabeza en caso de que parte de la maniobra de muestreo no salga según lo planeado.

https://www.lavanguardia.com/ciencia/20201020/484168897990/nasa-aterriza-asteroide-bennu-mision-osiris.html?jwsource=cl

Después del evento

Una cámara en la nave espacial tomará imágenes del evento de recolección.

La nave espacial OSIRIS-REx tendrá que detectar peligros y retrasar su propia misión si algún obstáculo se interpone en el camino de la recolección de muestras. Según sus simulaciones, el equipo estima que hay menos del 6% de posibilidades de que la nave espacial aborte la misión.

Para el martes por la noche, el equipo debería poder confirmar si la misión ocurrió con éxito. Las imágenes serán devueltas por la nave espacial el miércoles. Esto proporcionará más detalles de la colección de muestras y cómo le está yendo a la nave espacial.

El equipo estima que tendrán una medición de masa de la muestra el sábado. Para el 30 de octubre, la NASA confirmará si la nave recolectó suficiente muestra. O si necesita hacer otro intento de recolección de muestras en enero en otro lugar llamado Osprey.

Pero si todo marcha bien, la nave espacial y su preciada muestra comenzarán el largo viaje de regreso a la Tierra el próximo año y aterrizarán la muestra en la Tierra en 2023.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anterior¿Quién es la persona más rica que se ha registrado en la historia de la humanidad?
Artículo siguienteArqueólogos descubren más de 80 sarcófagos sellados en Egipto