¿Cuál es el vehículo más rápido del mundo?

El SSC Tuatara es el coche más rápido del mundo tras alcanzar una velocidad media de 508 km/h, superando al Bugatti Chiron y Koenigsegg Agera RS.

0
490

La firma lo vaticinó en su momento. Un hito que se hizo realidad el 10 de octubre, al batir el récord como coche de producción más rápido del mundo. Lo consiguió tras superar los 500 km/h, bastante por encima de los 490,48 km/h del Bugatti Chiron o los 445 km/h del Koenigsegg Agera RS.

Como fabricante moderno que es, SSC ha dejado testigo de su paso por la autopista de Nevada 160, marcando una nueva velocidad media que batir: 508,73 km/h. Antes que él pasaron muchos superdeportivos, que ahora son historia y que repasamos en esta galería.

El problema con los récords de velocidad es su demostración. Muchos fabricantes aventuran puntas de infarto que, luego, deben demostrarse sobre el asfalto. Por ese motivo, la prueba definitiva no cuenta con tantos modelos como esperaríamos.

El SSC Tuatara cumplió con el protocolo para poder certificar, oficialmente, su récord del mundo de velocidad. Lo hizo el pasado 10 de octubre en la Nevada State Highway 160, una autopista capaz de acoger un evento de estas características. Para demostrar que no se trató de suerte, los ingenieros de SCC realizaron dos pasadas por el tramo y sacaron una velocidad media. Algo que no hicieron los de Bugatti, con el Chiron, pero sí los de Koenigsegg con el Agera RS.

Los antecedentes

El SSC Tuatara es el nuevo superdeportivo creado por el exclusivo fabricante Shelby SuperCars. Su desarrollo trae cola, ya que el proyecto se inició hace más de una década. El objetivo era superar todos los récords establecidos por su predecesor, el SSC Ultimate Aero TT. Ya entonces, la firma americana destronó al Bugatti Veyron como vehículo de producción más rápido.

SSC Tuatara

El SSC Tuatara es un superdeportivo de producción que entrega 1 750 CV de potencia. Se fabrica en la planta de Richland (Washington) y sólo saldrán 100 unidades de sus líneas de producción. Que sea un modelo de producción quiere decir que podía comprarse, por más de 1,3 millones de dólares.

El corazón y más

El motor del Tuatara es un 5.9 V8 biturbo, creado junto a Nelson Racing Engines, capaz de alcanzar los 1.750 CV cuando utiliza combustible E85 y 1.775 con E9. Pero no todo es cuestión de potencia, el SSC también es una obra maestra de la ingeniería aerodinámica. Su carrocería tiene un coeficiente de 0,27 Cx.

Firmado por Castriota

El diseño del SSC Tuatara es espectacular, tanto si te gustan los coches como si no. Está firmado por Jason Castriota y su máxima obsesión fue la aerodinámica. Podría decirse que tiene lo mejor de los Bugatti, con un trasero sensual, y las líneas de un Lamborghini, con un frontal completamente diagonal.

Amenazas veladas

SSC llevaba meses avisando con píldoras en formato vídeo. Primero mostraron la capacidad de aceleración del Tuatara y lo hicieron a través de sus escapes, que llegaron a sacar fuego. En ese cortometraje, ideal para apasionados al motor, se pudo comprobar la velocidad de su transmisión secuencial CIMA de siete marchas.

Promesa cumplida

Jerod Shelby, director de SSC, estaba convencido de poder batir el récord establecido por el Bugatti Chiron Super Sport 300+. El modelo alemán, rey de la velocidad hasta el pasado 10 de octubre, había superado los 490 km/h en la pista Ehra-Lessien (Alemania). Shelby hizo una promesa: superaría los 500 km/h.

El más rápido

El SSC Tuatara hizo un primer intento en la autopista americana pero se quedó en 282,53 km/h. Para conseguir el certificado era necesaria una segunda prueba y un resultado de escándalo para compensar la media. Así se hizo. En la vuelta marcó 532,93 km/h en su marcador, dejando una media de 508,73 km/h.

Podría haber ido más rápido

Con el récord entre las manos, SSC y su piloto Webb comentaron: “Definitivamente, había algo más en el coche. Con mejores condiciones, sé que podríamos haber ido más rápidos”. Tal como Webb lo vivió: “El coche aún no se estaba quedando sin gas. Los vientos cruzados fue lo que nos impidió darnos cuenta del límite del coche“.

Único y exclusivo

El precio del SSC Tuatara no es de dominio público pero se aproxima a los 1,4 millones de euros. Tan solo se producirán 100 unidades pero desde la firma aseguran que se está desarrollando una versión más accesible. Seguramente será del tipo de ‘low cost’ que solo unos pocos mortales pueden permitirse.

Los Michelin de récord

Uno de los requisitos para certificar el récord como vehículo de producción más veloz del mundo son los neumáticos. Tiene que calzar unas gomas de calle y el Tuatara encargó dicho desafío a los Michelin Pilot Sport Cup, que aguantaron los más de 500 km/h sin desintegrarse.

Otro americano de récord

El Hennesey Venom GT alcanzó los 427,6 km/h hace unos años pero su hermano mayor, el Henessey Venom F5, colocó en su marcador los 484 km/h. Este hypercar monta un 7.0 litros V8 biturbo de 1 600 CV, que no han sido suficientes para mantenerse como el coche de producción más rápido del mundo.

¿Y Bugatti?

El Bugatti Chiron le robó el récord con su motor de 1.500 CV y 1 600 Nm de par máximo, alcanzando los 490,48 km/h en su variante Super Sport 300+. El Koenigsegg Agera RS había sobrepasado los 440 km/h pero no certificó su resultado como el resto.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorDescubren un arrecife coralino más alto que el edificio Empire State
Artículo siguienteLogran eliminar el VIH en ratones