Diciembre nos ‘obsequiará’ una conjunción planetaria no vista desde la Edad Media

Diciembre dejará una lluvia de meteoritos, la conjunción de Júpiter y Saturno y un eclipse total de Sol.

0
265

No sucedía desde hacía más de 800 años, por lo que aconsejamos anotar este evento en la agenda para no perderlo de vista: el poderoso Júpiter y el planeta de los anillos, Saturno, se verán como un planeta doble por primera vez desde la Edad Media.

Aunque las alineaciones planetarias son de por sí bastante raras de observar, esta lo es aún más por la cercanía a la que se verán ambos planetas. Tendríamos que viajar hasta el 4 de marzo de 1226 para ver un escenario idéntico de proximidad entre ambos planetas en el cielo nocturno.

¿Cuándo tendrá lugar este evento astronómico?

Júpiter y Saturno se están acercando. Justo después de la puesta del sol en la noche del 21 de diciembre de 2020, ambos mundos aparecerán más juntos en el cielo nocturno de lo que lo han estado nunca (al menos no desde la Edad Media): en su punto más cercano, estarán a solo 0,1 grados de distancia (apenas 1/5 del diámetro de una luna llena), ofreciendo a los apasionados por la astronomía una oportunidad sin igual para dar la bienvenida al solsticio de invierno en el hemisferio norte y al de verano en el hemisferio sur (es la noche más larga del año en el hemisferio Norte y la más corta en el hemisferio Sur).

En la noche de mayor aproximación, el 21 de diciembre, se verán como un planeta doble, separados por solo 1/5 del diámetro de la luna llena”, comenta el astrónomo Patrick Hartigan de la Universidad Rice de Houston, Texas (EE. UU.). 

Para la mayoría de los espectadores de telescopios, cada planeta y varias de sus lunas más grandes serán visibles en el mismo campo de visión esa noche“.

¿Desde dónde podrá verse?

Podremos contemplar esta conjunción planetaria, en la que los dos planetas, Júpiter y Saturno, se verán uno junto al otro, desde cualquier lugar del planeta. Esta conjunción increíblemente cercana de Júpiter-Saturno en 2020 no volverá a darse hasta el 15 de marzo de 2080, así que te aconsejamos incluso no esperar hasta diciembre para empezar a ver este acercamiento (o si lo haces, realizar la observación entre el 16 y el 25 de diciembre que es cuando estarán más próximos en este inicio de solsticio).

Lógicamente, los planetas no estarán físicamente cerca el uno del otro, pero desde nuestro punto de observación, el planeta Tierra, parecerán prácticamente un solo punto de luz brillante para cualquiera que mire hacia el cielo nocturno.

Si el cielo está despejado, la alineación planetaria debería ser visible desde casi cualquier lugar de la Tierra, aproximadamente una hora después del atardecer, aunque las mejores condiciones de observación se darán cerca del ecuador.

Cuanto más al norte esté un espectador, menos tiempo tendrá para vislumbrar la conjunción antes de que los planetas se hundan bajo el horizonte“, expone Hartigan.

¿Cómo reconocerlos?

Es fácil. Júpiter es más brillante que cualquier estrella; Saturno no es tan centelleante como Júpiter, pero es tan brillante como las que más relucen y resplandece con un color claramente dorado. A diferencia de las estrellas titilantes, Júpiter y Saturno brillan constantemente.

13-14 de diciembre: la lluvia de meteoritos de las gemínidas, visible desde todo el mundo

Puede que hayas visto otros meteoros en los últimos meses, pero prepárate para “el rey de las lluvias de meteoritos”.

“La mayoría de las lluvias de meteoritos se produce cuando la Tierra se mueve a través de los rastros polvorientos que dejan los cometas”, dice Patricia Skelton, astrónoma del Real Observatorio de Greenwich en Reino Unido.

“Pero la lluvia de meteoros de las gemínidas es diferente, ese rastro ha sido dejado atrás por un asteroide llamado 3200 Faetón”, señala Patricia.

De modo que cada año, mientras nuestro planeta atraviesa esa abundante corriente de escombros, podemos disfrutar de una generosa exhibición nocturna: hasta 150 estrellas fugaces por hora en su punto más alto, del 13 al 14 de diciembre.

“Los meteoritos entran en la atmósfera de la Tierra a velocidades de alrededor de 35 km por segundo… ¡eso es casi 130.000 km por hora!”, explica Patricia.

Espere ver rayas de luz amarillas -y ocasionalmente verdes o azules- cruzando el cielo nocturno “mientras los meteoros combustionan [volando en todas direcciones]”, añade.

Cuanto más oscuras son las condiciones, mejores son las posibilidades de disfrutar de este bello fenómeno, pero incluso se puede llegar a ver en las zonas urbanas, pese a la contaminación lumínica.

Y más buenas noticias: a diferencia del año pasado (cuando coincidió con ese enemigo público de la observación de las estrellas, la luna llena), esta vez hay luna nueva, lo significa que la Luna está escondida y, por lo tanto, el cielo está más oscuro.

14 de diciembre: eclipse total de Sol, visible en Chile y Argentina…

…pero también en cualquier otro lugar del mundo gracias a la transmisión en vivo por internet.

Antes de la pandemia, muchas personas podrían haber acudido a la Patagonia en el sur de Chile y Argentina para ver este magnífico evento.

Pero esto es 2020 después de todo, y como tantas otras cosas, la mayoría de nosotros tendremos que seguirlo en línea.

Si eres uno de los pocos afortunados en verlo in situ, recuerda que no debes mirar nunca directamente al Sol, usa siempre protección.

Durante 24 mágicos minutos, la luna nueva pasará por la cara del Sol, cubriéndolo completamente durante “sólo 2 minutos y 9,6 segundos”, dice la astrónoma Tania de Sales Marques, del Real Observatorio de Greenwich.

“La Luna es 400 veces más pequeña que el Sol”, explica Tania, pero parece más grande porque está mucho más cerca de nosotros, y por eso puede “cubrir todo el disco del Sol”.

La trayectoria de la Luna frente al Sol arrojará una cortina de oscuridad sobrecogedora sobre el extremo sur de Sudamérica, justo en la mitad del día.

Prestando especial atención a los cambios en el cielo, estarán los habitantes indígenas de la Patagonia, el pueblo mapuche.

El Sol simboliza la ‘energía masculina’, mientras que la Luna representa la ‘energía femenina’ […], y la tensión entre estas dos fuerzas cuando se cruzan es un momento muy delicado para nosotros“, explica Marcelo Huequenman, un educador intercultural mapuche.

Tradicionalmente, los mapuches han sentido aprensión ante los eclipses de Sol y en su idioma el evento se denomina lhan Antü, que se traduce como “muerte del Sol”, añade Marcelo.

Los eclipses solares se han registrado en todo el mundo durante casi 5.000 años“, dice Tania de Sales Marques.

Es fácil entender por qué los eclipses solares totales fueron considerados durante la mayor parte de la historia como un mal augurio, ya que el Sol parece ser devorado y por unos breves momentos el día se convierte en noche“, añade el astrónomo.

De Sales indica que “puede haber hasta cinco eclipses solares en un solo año, pero un eclipse total de Sol sólo ocurrirá aproximadamente una vez cada 18 meses, cuando la Luna esté en la posición correcta para bloquear completamente la luz del Sol“.

Así que si quieres planearlo con antelación, los próximos eclipses solares completos serán en la Antártida (diciembre de 2021), Indonesia y Australia (abril, 2023), EE.UU. y Canadá (abril, 2024), el sur de Europa y Groenlandia (agosto, 2026), y la mayor parte de África del Norte y Medio Oriente (agosto, 2027).

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Artículo anteriorDía de Acción de Gracias
Artículo siguienteMascarillas, guantes y demás elementos para el Covid-19, la nueva #Basuraleza