Hallan el queso más antiguo de la historia en una tumba egipcia

En el queso, de 3.200 años de antigüedad, se encontraron restos de la bacteria brucella melitensis que provoca la brucelosis y afecta a animales de granja y a humanos.

0
415

Un grupo de arqueólogos encontraron en la tumba de Ptahmes en Egipto un queso de 3.200 años de antigüedad. Este poderoso hombre era un alto funcionario que vivió en el siglo XIII a.C., en la dinastía XIX. Este estudio fue publicado en la  revista “Analytical Chemistry” de la Sociedad Estadounidense de Química.

ESTA TUMBA HABÍA SIDO DESCUBIERTA EN 1885, PERO LA ARENA LA VOLVIÓ A ENTERRAR Y SE REENCONTRÓ EN EL AÑO 2010.

En uno de los frascos hallaron una masa blanquecina solidificada, con una tela que lo envolvía para preservar su contenido. Los péptidos detectados, por diversas técnicas de investigación, revelaron que esta muestra fue un producto lácteo manufacturado con una mezcla de leches de vaca y cabra u oveja, de acuerdo al químico Enrico Greco, investigador de la Universidad de Beijing y autor principal de este estudio.

EN ESTE QUESO TAMBIÉN ENCONTRARON RESTOS DE LA BACTERIA BRUCELLA MELITENSIS QUE PROVOCA LA BRUCELOSIS Y AFECTA A ANIMALES DE GRANJA Y A HUMANOS.

Podemos decir que este es el queso sólido más antiguo hallado hasta el momento, tanto en Egipto como en el resto del mundo. Se han descubierto restos de lácteos de más edad, pero este es seguramente el producto más antiguo elaborado con una tecnología específica y no solo resultante de la fermentación natural de la leche, como en los otros casos”, aclaró Greco.

La verdadera vida, para el egipcio, empezaba después de la muerte. La tumba se convertía en la morada del muerto, y en ella se intentaba reproducir la vida terrenal. Es por esta razón que alrededor del sarcófago ponían todo aquello que creían que necesitaría el muerto en la otra vida: ropa, alimentos, alhajas, etc.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Arqueólogos descubren una fábrica de cerveza de 5.000 años en Egipto

Artículo anteriorLos países que más contaminan nuestro planeta
Artículo siguienteCuando dormimos, realmente seguimos despiertos