Qué es el Internet cuántico y qué usos podría tener en un futuro

Después de que esta semana hayamos conocido que un grupo de científicos ha conseguido lo que podría convertirse en el Internet cuántico, descubrimos en qué consiste y qué usos podría tener.

0
185

En el día de ayer conocíamos que un instituto de investigación cuántica con sede en Delft, Países Bajos, y llamada QuTech, había conseguido conectar con éxito un total de tres procesadores cuánticos separados, convirtiéndose así en la primera red cuántica de múltiples nodos del mundo, pudiendo allanar el camino a lo que en un futuro podría ser un Internet cuántico a mayor escala.

Se trata de una ambición que persiguen científicos y autoridades de todo el mundo desde hace años. De hecho, a mediados de 2020, supimos que el Departamento de Defensa de EE.UU. había publicado el primer plan de este tipo, en cuyo documento establecía una estrategia progresiva con la idea de disponer, de forma preliminar, de un Internet cuántico en un futuro no muy lejano. Pero, ¿qué es, en qué consiste y qué usos podría tener?

¿Qué es exactamente el Internet cuántico?

En los laboratorios de investigación de prácticamente todo el mundo, los científicos trabajan actualmente en una nueva generación de ordenadores: los ordenadores cuánticos. Así, mientras que los ordenadores tradicionales llegan a rendimientos alcanzables con la ayuda de sus microprocesadores y sus datos codificados en dígitos binarios, la versión cuántica trabaja con “qubit”, que consistirían en bits cuánticos.

Dicho de otra forma, los qubits son superconductores que no cumplen con las leyes clásicas de la física, y que pueden incluso estar en varios lugares al mismo tiempo. Esto ofrece la posibilidad de llevar a cabo cálculos en paralelo, de manera no secuencial y simultánea.

Esto significa básicamente que ayudaría a la resolución de ecuaciones casi insolubles para la informática tradicional. Y, además, lo harían con una velocidad ciertamente asombrosa.

Al aumentar el potencial informático de los sistemas de inteligencia artificial (IA), los futuros ordenadores cuánticos podrían ayudar a revolucionar muchos sectores industriales, desde la industria a la química, pasando por la seguridad informática, la energía o la gestión del transporte y del tráfico, solo por citar algunos pocos ejemplos.

¿Cuáles son los usos del Internet cuántico?

Los expertos consideran que la computación cuántica puede ser de muchísima ayuda a la hora de crear un sistema de comunicaciones completamente nuevo. Se trataría de una especie de internet cuántico, en el que la información estaría codificada y compartida en qubits.

Al igual que ocurre con el Internet actual, debería ofrecer la posibilidad a los ordenadores de todo el mundo interactuar entre sí, con la diferencia de que se conectarían ordenadores cuánticos en red.

De esta manera, nos encontraríamos ante computadoras capaces de trabajar juntas de manera simultánea, con la finalidad de intentar resolver problemas en prácticamente todos los ámbitos, además de ofrecer una comunicación ultrasegura, con un rendimiento y una velocidad significativamente más elevados en el transporte de los datos.

Ayudaría a conseguir una mayor seguridad, puesto que las comunicaciones serían inalterables, algo que no siempre ocurre con las redes que usamos en la actualidad. Esto se debe a que el sistema permitiría hacer que la información sea confidencial y no modificable por un pirata informático, dado que el intercambio de información sería seguro y estaría completamente a salvo.

Como es de imaginar, las posibilidades son infinitas. Desde la transmisión de información cuántica a largas distancias sin recurrir a nodos confiables pero vulnerables, pasando por la existencia de una “nube segura”, en la que los usuarios del servidor no podrían ver los datos de otros usuarios.

Y es gracias a los qubits lo que permitiría que los datos fueran transportados de un punto a otro no solo casi instantáneamente, sino sin alteraciones. Y es por ello por lo que los científicos ya hablan incluso de la “teletransportación cuántica”.

Pero una de las principales ventajas viene de la mano de un internet cuántico en movimiento, ya que permitiría la creación, el almacenamiento y el movimiento de la información con enorme facilidad, sin las limitaciones típicas que aún encontramos en las redes convencionales, como pérdida de paquetes, errores de transmisión y, sobre todo, lentitud.

Aunque todo pueda parecer una utopía, lo cierto es que en realidad nos encontramos ante una red que está ya en construcción. Es más, la mayoría de expertos creen que para 2024-2025 estaría disponible una primera versión de esta red, al más puro estilo qubit. Y ya sabemos lo rápido que pasa el tiempo…

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Desarrollan la primera Internet inalámbrica bajo el mar

Artículo anteriorLos químicos que consumimos amenazan la reproducción humana
Artículo siguienteSigue EN VIVO la trayectoria del cohete chino fuera de control que se acerca a la Tierra