Descubren la causa de los trombos provocados por AstraZeneca y Janssen

Un equipo de científicos alemanes ha dado con el motivo de estos trombos asociados a ambas vacunas. Afirman que tiene solución.

0
187

Científicos de la Universidad Goethe (Alemania) llevan desde el mes de marzo investigando las causas de los trombos provocados por las vacunas de AstraZeneca y Janssen contra la COVID-19 y ahora, afirman que han descubierto por qué algunas vacunas contra el coronavirus causan coágulos de sangre y que, de hecho, podrían modificarse para solucionar este problema.

Dos vacunas, una fabricada por Oxford-AstraZeneca y la otra por Johnson & Johnson, han sido relacionadas con trastornos raros de coagulación, particularmente entre mujeres menores de 50 años.

¿Dónde estaba el problema?

La clave está en el adenovirus, el virus del resfriado común que se usa para llevar la proteína del coronavirus al cuerpo, esto es, el vector de adenovirus que ambas vacunas utilizan para introducir en el organismo la proteína de la espícula del SARS-CoV-2, comenta Rolf Marschalek, líder del estudio que se publica en pre-print en Research Square.

Una vez dentro del núcleo celular, ciertas partes de la proteína se empalman o se separan, creando versiones mutantes, que no pueden unirse a la membrana celular donde tiene lugar una inmunización importante. Las proteínas mutantes flotantes son secretadas por las células en el cuerpo, provocando coágulos de sangre en aproximadamente una de cada 100.000 personas, según la teoría del profesor Marschalek.

Las vacunas de ARNm desarrolladas por Pfizer / BioNTech y Moderna no utilizan este sistema de administración y no ha habido casos de coagulación sanguínea vinculados a ellas. En su caso, entregan el material genético al fluido celular (al citosol, un líquido dentro de la célula donde el virus normalmente produce proteínas) y nunca entran en el núcleo.

Los coágulos de sangre son raros pero preocupantes en el grupo de edad más joven, que tiene más riesgo de coagulación y es menos probable que experimente una enfermedad grave por Covid. Sea como fuere, el equipo de científicos alemanes cree que las vacunas podrían modificarse para detener por completo esta reacción adversa.

La vacuna se puede modificar genéticamente para que la proteína no se separe cuando ingrese a nuestras células. Los expertos afirman no haber hablado aún con los responsables de AstraZeneca, pero que J&J se ha puesto en contacto con su laboratorio y está trabajando para mejorar la inyección, optimizarla y que no haya posibilidad de provocar trombos.

De esta manera, los investigadores pueden explicar a las empresas implicadas cómo mutar estas secuencias problemáticas, codificando la proteína de al manera que evite reacciones de empalme no deseadas, aclaran los autores en su investigación que aún no ha sido revisada por pares.

Para las personas mayores que corren un riesgo real de morir si contraen la COVID-19, los beneficios de la protección contra el virus superan claramente cualquier efecto secundario negativo, dicen los reguladores. En Europa, algunos países han dejado de usar la vacuna de AztraZeneca por completo, mientras que otros, incluido Gran Bretaña, recomiendan que las mujeres más jóvenes reciban una vacuna diferente. Informe publicado por muyinteresante.es

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Los perros pueden rastrear el coronavirus con impresionante precisión

Artículo anteriorMás de 150 sismos sacudieron hoy la frontera entre California y México
Artículo siguienteCrece la población de tiburones blancos en la costa de California

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí