¡Es ahora, ya, hoy mismo! A cuidar el planeta para evitar otra pandemia

El riesgo de aparición de enfermedades infecciosas transmisibles al ser humano aumenta sensiblemente con la destrucción de la naturaleza, la pérdida de biodiversidad y el cambio climático, advierten los expertos.

0
104

Existe una clara relación entre la salud del planeta y nuestro bienestar, asegura el coordinador de Conservación de la organización ecologista WWF España, Luis Suárez. Y es que múltiples estudios muestran cómo la destrucción de la naturaleza aumenta el riesgo de la aparición de enfermedades, caso de la reciente pandemia generada por el virus SARS-CoV-2.

Para que exista un equilibrio entre toda la serie de animales, plantas, virus, bacterias y demás seres vivos que forman parte de un ecosistema, hace falta que los hábitats se encuentren bien conservados y en equilibrio. En estas circunstancias, los virus se encuentran distribuidos entre las especies y no afectan al ser humano. “Nosotros los vemos como agentes nocivos, pero en realidad forman parte de la biodiversidad”, explica Suárez.

La deforestación de las selvas asiáticas, aumenta la probabilidad de zoonosis, es decir, la transmisión de un agente infeccioso de animales a personas. Así ocurrió en el caso del SARS-CoV-2, quizá procedente de un murciélago.

En el momento en el que la naturaleza se altera o se destruye, se debilitan los ecosistemas y se facilita la propagación de agentes en potencia patógenos. Las principales causas que fomentan la pérdida de biodiversidad en nuestro planeta son la deforestación, el tráfico de especies, la explotación intensiva agrícola y ganadera y el cambio climático, según WWF.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) tiene detectadas más de doscientas enfermedades zoonóticas, o sea, que se transfieren de las especies animales al ser humano. Además, el organismo internacional señala que el 70% de las dolencias humanas tienen precisamente ese origen.

El cambio climático, por lo tanto, desempeña un doble papel en los procesos relacionados con el desarrollo de enfermedades: impacta directamente en la salud de las personas y amplifica las principales amenazas que afectan a la biodiversidad, lo cual favorece la expansión de virus o bacterias.

El pasado noviembre, la revista médica The Lancet publicaba el informe Lancet Countdown, donde se señalaba que la mitad de la población mundial está en peligro de padecer dengue, enfermedad viral transmitida por mosquitos. Y el motivo de esta propagación “más rápida” no es otro que el cambio climático.

Como indica la OMS, el clima es considerado “una parte integral del funcionamiento de los ecosistemas”. El organismo explica que la salud humana se ve afectada directa e indirectamente por las condiciones existentes en los entornos naturales terrestres y marinos.

Por otra parte, el calentamiento global no solo lanza gases a la atmósfera al derretir las masas heladas del planeta, sino que además pueden ver la luz virus de distintos tipos que han permanecido siglos congelados en el permafrost. “La fusión de un glaciar chino podría liberar 33 especies, 28 de ellas desconocidas para la ciencia y con potencial infeccioso en humanos”, advierte Suárez.

Si desea más información relacionada, le sugerimos ver el siguiente enlace:

Atender la pandemia no debería generar descuido del medio ambiente

Artículo anteriorResucitan animales microscópicos que llevaban 24.000 años congelados en Siberia
Artículo siguienteLogran generar electricidad de la nada

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí