Los vikingos llegaron a América en el año 1021, hace exactamente mil años

Entonces, ¿quién descubrió a quién?

0
548

Los vikingos utilizaron sus barcos para cruzar el océano Atlántico y ya se habían asentado en Canadá para el año 1021, según un nuevo estudio que proporciona la primera fecha exacta de la presencia de los europeos en América.

El estudio examinó los artefactos de madera de un asentamiento vikingo en Terranova, Canadá, que no había sido fechado anteriormente, y que proporcionan el primer registro conocido de seres humanos que cruzaron el Atlántico para llegar al continente americano.

El yacimiento, conocido como L’Anse aux Meadows, está situado en la península de Terranova.

Los investigadores dieron con la fecha definitiva gracias a dos fuentes improbables: madera cortada y una tormenta solar ocurrida hace más de mil años.

Cuando los vikingos llegaron a L’Anse aux Meadows, cortaron los árboles con cuchillas de metal que no fabricaba la población indígena que vivía en la zona en aquella época. Las piezas de madera que quedaron en el asentamiento procedían de tres árboles diferentes.

En los árboles cortados se podían identificar los anillos, incluyendo un claro marcador del año 993. Los científicos saben que se produjo una enorme tormenta solar el año anterior que liberó una corriente de rayos cósmicos, o partículas altamente energéticas procedentes del Sol a casi la velocidad de la luz.

Esto dejó una firma notable y distintiva en los anillos de los árboles para el año 993.

“El claro aumento de la producción de carbono-14 que se produjo entre 992 y 993 se ha detectado en los archivos de anillos de árboles de todo el mundo”, afirma Michael Dee, autor principal del estudio y profesor asociado de Cronología Isotópica en la Universidad de Groningen, Países Bajos.

Los tres objetos de madera muestran la misma señal de la tormenta solar exactamente 29 anillos de crecimiento antes de llegar al borde de la corteza.

“Encontrar la señal de la tormenta solar a 29 anillos de crecimiento de la corteza nos permitió concluir que el corte sucedió en el año 1021”, dijo Margot Kuitems, coautora del estudio e investigadora postdoctoral de la Universidad de Groningen.

El estudio que incluye estos hallazgos fue publicado el miércoles en la revista Nature.

Exploración global

Esta fecha sugiere que se trata de la primera presencia conocida de europeos en el continente antes de Cristóbal Colón, así como la primera prueba de todas las migraciones y exploraciones humanas de que se había cruzado el Atlántico, dijo Dee.

Los vikingos también se establecieron en Islandia y Groenlandia, al oeste, antes de llegar al sitio de L’Anse aux Meadows.

“Se cree que los vikingos se aventuraron hacia el oeste para encontrar nuevas materias primas, sobre todo madera”, dijo Dee. “Viajar entre los continentes en busca de esos materiales se ha descrito como el primer paso de la globalización”.

Aunque no está claro el número exacto de viajes a las Américas ni el tiempo que permanecieron allí, las pruebas actuales demuestran que probablemente fue una estancia de corta duración para los vikingos. Pero hay pruebas en el yacimiento de L’Anse aux Meadows que demuestran que los vikingos exploraron zonas al sur de Terranova mientras estaban en América.

Los intentos anteriores de comprender cuándo llegaron los vikingos a América se han basado en las sagas islandesas, pero estas eran historias orales escritas siglos después de haber ocurrido realmente. Las sagas están llenas de notas fantásticas, pero también apuntan a posibles encuentros entre los vikingos y los indígenas de América. Algunos de estos sucesos se describen como amistosos y otros como violentos.

Al cotejarlos con textos medievales, incluido uno descubierto recientemente, parece que otros europeos eran conscientes de que los vikingos habían llegado a una nueva tierra al otro lado del Atlántico. La combinación de técnicas de investigación modernas y el descubrimiento de otros textos podría ayudar a establecer una cronología de los vikingos en las Américas, y quiénes más lo sabían, dijo Dee.

Siguiendo las huellas de los vikingos

Pero encontrar pruebas arqueológicas que respalden las historias de las sagas es mucho más difícil.

“Esta fecha sirve de punto de anclaje para las sagas islandesas”, dijo Dee. “Se ajusta en cierto modo a las estimaciones de fechas basadas en estas sagas y, por tanto, añade cierta credibilidad a las historias que contienen sobre la exploración de las Américas y la interacción con los habitantes indígenas. Por lo demás, es posterior a lo que la mayoría de los expertos en sagas habrían esperado”.

Anteriormente, los investigadores creían que los vikingos habían llegado al continente a finales de la década de 990 o principios de la de 1000.

“Esto significa que los vikingos estuvieron allí un poco más tarde en el tiempo, o que fueron y vinieron durante un período de tiempo más largo, o que se quedaron en el sitio más tiempo de lo que la mayoría habría esperado”, dijo Dee.

La utilización de los eventos de rayos cósmicos podría ayudar a los investigadores a estudiar y datar otros lugares históricos que se cree que son de origen vikingo o medieval, ya que hay al menos dos eventos que se produjeron durante este periodo, en el 775 y el 993. Los investigadores también intentan rastrear otras tormentas solares y, de momento, han confirmado otra ocurrida en el año 660 a.C.

El equipo de Dee utilizó este método de datación en otro yacimiento histórico de edad desconocida antes de la datación más exacta mediante carbono-14.

En el futuro, Dee y sus colegas quieren profundizar en la historia de la exploración nórdica del Atlántico Norte, dijo. Ya están aplicando su método de datación a otras “cuestiones cronológicas” en todo el mundo.

“Con el tiempo, es de esperar que estas investigaciones aporten nuevos conocimientos que expliquen la historia del pasado humano”, dijo Dee.

Si deseas más información relacionada, te sugerimos ver:

Artículo anterior¿Cuánta agua necesitamos beber realmente?
Artículo siguienteJimmie, la jirafa macho más vieja de Estados Unidos, se encuentra en cuidados paliativos