Nacen elefantes sin colmillos como respuesta a la brutal caza furtiva

Una proporción cada vez mayor de elefantes hembra del Parque Nacional de Gorongosa, en Mozambique, nacieron sin estas herramientas cruciales para su supervivencia.

0
144

Los colmillos de un elefante están entre sus características distintivas: ayudan al animal a levantar ramas pesadas, derribar árboles, arrancar la corteza, luchar y cavar agujeros para obtener agua y minerales.

Pero una proporción cada vez mayor de elefantes hembra del Parque Nacional de Gorongosa, en Mozambique, nacieron sin estas herramientas cruciales, y los científicos dicen que es una respuesta evolutiva a la brutal matanza de elefantes por sus colmillos de marfil durante los 15 años de guerra civil del país.

Los expertos en elefantes que trabajan en el parque empezaron a notar el fenómeno tras el fin de la guerra en 1992. Los datos de campo y el análisis de antiguas grabaciones en video del parque descubrieron que la proporción de elefantes hembra sin colmillos se multiplicó por más de tres entre 1972 y 2000. Fue un periodo en el que la población de elefantes disminuyó drásticamente, pasando de unos 2.000 a unos 250 ejemplares, dijo Ryan Long, profesor asociado de Ciencias de la Vida Salvaje en la Universidad de Idaho.

“Durante la guerra, Gorongosa era esencialmente el centro geográfico del conflicto”, dijo Long por correo electrónico. “Como resultado, había un gran número de soldados en la zona y mucha motivación asociada… para matar elefantes y vender el marfil para comprar armas y munición. El nivel de caza furtiva era muy intenso”.

Firma genética

Los científicos ahora comprenden mejor la base genética de esta falta de colmillos y por qué solo parece afectar a las hembras, según un estudio publicado este jueves en la revista Science.

El análisis demostró que las hembras sin colmillos tenían más de cinco veces más probabilidades de sobrevivir durante el periodo de 28 años que sus homólogas con colmillos, por lo que es muy poco probable que la adaptación sea una casualidad.

La falta de colmillos se produce de forma natural –y solo en las hembras– incluso cuando no hay incidencia de caza furtiva, pero normalmente sucede solo en una pequeña minoría de elefantes. En Gorongosa, en la década de 1970, el 18,5% de las hembras de elefante no tenían colmillos, mientras que tres décadas después el 51% los tenía.

“La evolución es simplemente un cambio en las características heredables dentro de una población a lo largo de generaciones sucesivas, y basándonos en los resultados de nuestro estudio, el cambio hacia la ausencia de colmillos entre las hembras de elefante en Gorongosa se ajusta a esta definición perfectamente”, dijo Long, un autor del estudio.

“El hecho de que ocurriera tan rápidamente es realmente raro, y es una función directa de la fuerza de la selección”, dijo por correo electrónico. “En otras palabras, ocurrió tan rápidamente porque las hembras sin colmillos tenían una probabilidad MUCHO mayor de sobrevivir a la guerra y, por tanto, un potencial MUCHO mayor de transmitir sus genes a la siguiente generación”.

¿Pero qué pasa con los elefantes macho? Tras tomar muestras de sangre de 18 elefantes hembra, con y sin colmillos, los investigadores secuenciaron sus genomas. Descubrieron que las hembras sin colmillos tenían una variación genética en una región muy específica del cromosoma X, que desempeña un papel en el desarrollo de los colmillos.

“Las hembras tienen 2 cromosomas X. En las hembras sin colmillos, uno de esos cromosomas es ‘normal’ y el otro contiene la información eliminada”, explicó Long.

“Cuando una hembra sin colmillos concibe un macho, ese macho tiene una probabilidad del 50% de recibir el cromosoma X afectado de su madre. Si recibe el cromosoma ‘normal’, sobrevivirá y nacerá con la información genética necesaria para producir colmillos”.

Sin embargo, si el feto de elefante macho recibe el cromosoma con la variante genética, muere en el útero porque la variante que produce hembras sin colmillos es letal para los machos, dijo Long.

Según el estudio, aún no se conoce el mecanismo genético y de desarrollo exacto que provoca la falta de colmillos en las hembras y la pérdida de elefantes machos durante los 22 meses de gestación de una elefanta.

El número de elefantes se ha recuperado en Gorongosa hasta llegar a unos 800, dijo Long. El hecho de no tener colmillos no parece ser un obstáculo importante para las hembras, pero es algo que los investigadores quieren estudiar más a fondo. Long señala que el análisis de la dieta sugiere que las hembras sin colmillos comen una mayor proporción de hierbas.

“La población va bien y hay muchos elefantes sin colmillos. Está claro que se han adaptado a la vida sin ellos, pero hay muchas cosas que no sabemos”. Informe extraído de cnnespanol.cnn.com

Si deseas más información relacionada, te sugerimos ingresar al siguiente enlace:

Artículo anteriorLogran con éxito trasplante de un riñón de cerdo a un ser humano. Video
Artículo siguienteUn nuevo concepto de superyate: cuesta US$ 80 millones y tiene un “enorme agujero”