Hallan dos arañas asesinas que se creía extintas

Se trata de auténticos fósiles vivientes que existen desde hace 140 millones de años. Han sido descubiertos en la isla Canguro (Australia).

0
157

El reciente descubrimiento de dos arañas asesinas que pertenecen a la especie Zephyrarchaea austini, encontradas viviendo en un remanente de hábitat sin quemar de la Isla Canguro de Australia, ha dado nuevas esperanzas para el futuro de esta antigua especie, después de que se temiera que se hubieran extinguido. Su especie existe desde hace más de 140 millones de años.

A pesar de los devastadores incendios forestales que destruyeron el 48% de la isla Canguro entre 2019 y 2020, un equipo de científicos australianos ha descubierto dos arañas, una hembra y un macho juvenil, escondidos debajo de una pequeña área de hojarasca. Los científicos han decidido mantener en secreto su ubicación para proteger a la especie. Antes de esto, se creía que estaban extintas a causa de los incendios.

“Al igual que otras especies de arañas asesinas, la especie Zephyrarchaea austini tiene un rango de distribución muy pequeño y capacidades de dispersión restringidas, lo que la hace particularmente susceptible a amenazas importantes, como incendios forestales prescritos y salvajes, jabalíes y una mayor fragmentación de la vegetación nativa”, escriben los autores.

¿Por qué se llaman arañas asesinas?

Porque se alimentan de otras arañas. También se conocen como arañas pelícano por sus cuellos y mandíbulas inusualmente alargados, que utilizan para empalar a sus presas.

Su hallazgo es sorprendente, ya que esta especie es vulnerable incluso en incendios de baja gravedad. Apenas tienen el tamaño de un grano de arroz. La especie vive en la hojarasca suspendida en la vegetación baja, que se quema fácilmente cuando se producen incendios forestales, pues es una zona considerada altamente inflamable. Informe extraído de muyinteresante.es

Si deseas más información relacionada, te sugerimos ver:

Artículo anterior¿Por qué no hemos vuelto a la Luna?
Artículo siguienteDomingo de Adviento: una celebración que marca el inicio de la Navidad