A más de un siglo, descubren que Machu Picchu no se llama así

Según documentación histórica, la antigua ciudadela inca lleva un nombre equivocado desde su "redescubrimiento", hace 110 años.

0
315

Machu Picchu, la antigua ciudadela inca, en Perú, que representa hoy uno de los sitios arqueológicos más famosos y visitados del mundo, podría llevar el nombre equivocado, desde hace más de cien años, debido a un simple malentendido.

La historia de un error

Según precisa una publicación de la revista científica Science Alert, en 1911, cuando el historiador y explorador estadounidense Hiram Bingham fue llevado hasta las ruinas incas por primera vez, solicitó a un baqueano que escribiera el nombre del sitio en un diario de estudio de campo.

Esta persona, un terrateniente local llamado Melchor Arteaga, escribió en medio de una página del diario el nombre “Macho Pischo”, término que al ser pronunciado en voz alta por el granjero fue interpretado por Bingham con un sonido similar a “pecchu”.

Desde entonces, y a través de 110 años, el nombre de Machu Picchu fue mundialmente difundido, oralmente, pero también en mapas, libros y documentos, incluso cuando a partir de la década de 1990, algunos estudiosos comenzaron a cuestionar la legitimidad del nombre

El verdadero nombre es Huayna Picchu

Según un nuevo análisis académico sobre documentos históricos, la ciudadela perdida que hasta hoy conocimos con el nombre de Machu Picchu debería llamarse en realidad Picchu, o Huayna Picchu.

Si bien, a principios del siglo XX, las ruinas de Machu Picchu eran desconocidas incluso para los lugareños de la región de Cusco, Perú, las montañas apostadas a cada lado de la ciudadela perdida de los incas eran conocidas desde hacía muchísimo tiempo.

Localización en mapa, según Google Maps.

Detrás de las ruinas, el pico empinado que asoma por detrás de las ruinas suele llamarse “Huayna Picchu”, mientras que con el nombre de “Machu Picchu” se conoce al pico más grande, inclinado hacia el sur.

Mientras Bingham reunía información previa a la exploración del sitio, en sus diarios registró una conversación con Adolfo Quevedo, líder de un pueblo cercano, en la que se refería a las ruinas de la ciudadela con el nombre de “Huayna Picchu”.

La confusión entre Huayna y Machu Picchu

Pocos días después de hablar con Quevedo, hasta Bingham y su equipo se acercó un agricultor local que detalló la existencia de unas ruinas llamadas “Huayna Picchu”, un sitio enorme, y otras mucho más pequeñas en la cima del cerro Machu Picchu.

Aunque Bingham apuntó ambos nombres en su diario, después de su charla con Arteaga y el nombre que el lugareño garabateó en la página, decidió llamar a la ciudadela inca con el nombre que hoy conocemos: Machu Picchu.

Sin embargo, es probable que Arteaga se estuviese refiriendo a las ruinas del sitio más pequeño, en la cima del cerro Machu Picchu, y no a las ruinas de la ciudadela de Huayna Picchu.

“De sus notas de campo y su carta, parece que al llamar a la ciudad en ruinas Machu Picchu, Bingham estaba siguiendo la información proporcionada por Melchor Arteaga”, describen los autores del nuevo estudio.

“Dado que el señor Arteaga vivía en la base de la montaña y había visitado las ruinas antes, e incluso escalado el Huayna Picchu, no había razón para que Bingham cuestionara el nombre, aunque en una conversación anterior, sostenida en el pueblo de Urubamba, las ruinas se llamaron específicamente Huayna Picchu”, advierte la publicación de Science Alert.

Cima del cerro Huayna Picchu.

De hecho, mucho antes de que Bingham iniciara su exploración, ya existían referencias a un poblado incaico llamado “Huayna Picchu”, que aparecen en un atlas del año 1904 que escribió otro explorador.

También existe documentación de los colonos españoles en donde se cita la existencia de un pueblo incaico llamado Picchu, e incluso se habla de Huayna Picchu, aunque sin mayores precisiones de la ciudadela perdida de los incas.

“Aunque la evidencia negativa nunca es tan satisfactoria, es intrigante que no sepamos ninguna referencia a una ciudad inca llamada Machu Picchu antes de que la noticia de la visita de Bingham explotara en todo el mundo en 1912″, detallan los investigadores.

Si deseas más información relacionada, te sugerimos ver:

Artículo anteriorLas terribles consecuencias de acabar con el lobo en Yellowstone
Artículo siguienteDescubren dos nuevas ranas de cristal a las que se les ve el corazón latiendo – Video